INGREDIENTES

  • Spaghetti (500 g) Niña rubia
  • Sobrasada con guindilla, típica de Calabria (5 cucharadas soperas)
  • Ajo (un diente)
  • Tomates cherry (10 unidades)
  • Perejil picado (al gusto)
  • Pan rallado (un pellizco)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Anchoas (al gusto)
  • Queso parmesano rallado (150 g)


ELABORACIÓN

  1. Cocer la pasta el tiempo que marque el fabricante. Escurrir.
  2. Tostar el pan rallado con unas gotas de aceite y reservar.
  3. Saltear la sobrasada con dos cucharadas de aceite de oliva, añadir el ajo, la anchoa muy picada, los tomates cherry y el perejil.
  4. Mezclar la pasta con la salsa y saltear un minuto.
  5. Añadir el pan rallado tostado y remover.
  6. Adornar con parmesano rallado.


¿SABÍAS QUE...

  • La sobrasada contiene pimentón. El pimentón aporta muchas vitaminas (A, B1, B2, B5, B6 y K). Además, tiene hierro, potasio y zinc. La sobrasada tiene un cierto parecido al chorizo, pero es más blanda y se puede extender en un trozo de pan. A Andrea le gusta la sobrasada picante, pero si tienes mal el estómago o no te gusta, puedes usar la que no pica.
  • Los tomates cherry son esos tomates pequeños, con toque ligeramente dulce, que tanto os gustan a los niños. Son muy ricos en vitaminas. Te digo un secreto: yo los como casi todos los días, ¡me encantan!
  • El perejil es una pequeña planta aromática que apenas tiene sabor, pero que aporta cosas muy útiles, como vitaminas, fósforo, potasio y magnesio. Anímate a probarlo, te llevarás una sorpresa.
  • El pan es un alimento muy sano, que ayuda a regular la glucosa en sangre y a combatir el estreñimiento. Recuerda, si eres celíaco, que has de emplear tu pan especial. Verás que el pan rallado, cuando lo saltees, cruje un poquito, y su sabor se vuelve muy agradable.
  • Si lo tuyo no es la leche, atrévete a probar unas anchoas. Contienen un montón de calcio, que es el alimento que necesitan tus huesos. Pero no abuses de ellas, pues te darán mucha sed.